Italia

Una parada de relax en Florencia, Giardino Boboli

Engañe al destino para volver a Florencia, sentir ese ambiente especial que inunda la ciudad. Esta vez no podía perderme uno de sus secretos mejores guardados, el Giardino Boboli.

Regrese a ella para cerrar cuentas pendientes. sabía que aun existían lugares que mis ojos merecían descubrir, y así era, no me equivocaba. Desde mi última visita tenia en mente conocer los jardines que celosamente esconde el Palazzio Pitti. Aunque son merecedores de nuestros halagos, muchos turistas deciden no acercarse y dedicar las horas a otros lugares, que tampoco son desmerecedores de ello.

El Palazzo Pitti se construyó en 1458 y en el residió Luca Pitti que era un banquero florentino con buen gusto. En 1549 fue comprado por Cosímo I de Médici para su querida esposa Leonor Álvarez de Toledo. Para demostrarle su amor, mando construir uno de los jardines más importantes de toda Florencia, Il Giardino Boboli.

Giardino BoboliEste lugar merece una tranquila parada en nuestras apretadas agendas. Aconsejo llevar agua y algún piscolabis, el jardín tiene cuestas y escaleras y, tras haber caminado sin descanso por la ciudad del arte, debemos tomarnos su visita con tranquilidad.

Una de las citas ineludibles de este precioso lugar es el Viottolone. Una amplia cuesta a cuyo lados, elegantes cipreses custodian nuestro paseo, junto a estatuas que representan personajes romanos y griegos.

Piazzale dell´isolotto y al fondo el Viottolone
Piazzale dell´isolotto y al fondo el Viottolone

Tomes el camino que tomes, encontraras un bello rincón en el que desearías quedarte eternamente. Cuesta pensar que no tan lejos se encuentra el bullicio del Ponte Vecchio. Allí decenas de turistas se agolpan en busca de la foto con la mejor perspectiva de la ciudad. Mucho de ellos ignoran que a tan solo 5 minutos a pie les espera otro rincón del que enamorarse.

Tras ascender por Viottolone y descender algunas escaleras, Fuente de Neptunoencontramos la Fuente de Neptuno. Desde allí nos asomamos y podemos ver el anfiteatro a cuyos pies luce con descaro el obelisco egipcio. Este último fue cedido a la cuidad de Roma tras ser construido en Heliópolis por Ramsés II. Posteriormente se traslado a la ciudad de Florencia. Desde aquí se disfruta de unas estupendas vistas del Palazzo Pitti.

Tras ascender unas escaleras nos encontramos con un control de entradas desde donde se puede visitar el Giardino Bardini pasando primero por el Fuerte Belvedere, otra sorpresa más de este inmenso y tranquilo jardín de ensueño.

Ambos, aunque incluidos en el precio de la entrada, se encuentran fuera del Giardino Boboli pero os merecéis visitarlos antes de abandonar esta bellísima ciudad, de hecho las vistas que nos depara esta visita bien pueden igualarse a las que se obtienen desde la plaza de Miguel Ángel, o incluso algunos podéis llegar a pensar que las superan.

Realizada por el arquitecto Buontalenti, del donde toma su nombre
Realizada por el arquitecto Buontalenti, de donde toma su nombre

Tras ellos, regresamos al Giardino Boboli para visitar la Grotto del Buontalenti . Creada por Bernardo Buontalenti de quién toma su nombre. La Gruta consta de tres cámaras y en ella se encuentras las esculturas de Ceres y Apolo de Baccio Bandinelli y las copias de los Quattro Prigioni de los originales creados por Miguel Ángel en 1530.

El Giardino Boboli, no deja de ser una obra de arte en si misma, como lo es la ciudad que lo cobija.

Espero que podáis disfrutarlo tanto como lo hice yo, y ahora ¡sigamos viajando!

Precios y horarios para visitar el Giardino Boboli

Biglietto integrato

Giardino Boboli- 10,00 incluye:

  • Museo degli Argenti-  Museo de la Plata
  • Galleria del Costume – Museo del Vestido
  • Museo delle Porcellane- Museo de la Porcelana
  • Giardino Bardini

(Fuerte Belvedere, Grotto del Buontalenti)

Los horarios varían dependiendo de la época del año, para lo que aconsejo visitar la web que os dejo a continuación.

Link de Interés

http://www.uffizi.firenze.it/musei/?m=boboli

ALOJAMIENTO

Hotel Piccadilly

Es B&B situado en la via XXVII Aprile, 18, Fortezza da Basso.

Como su nombre indica incluye tanto alojamiento como desayuno. El baño en la habitación es opcional. No está en una calle muy céntrica pero tampoco demasiado alejada del centro, a menos de 10 minutos de la estación central de Florencia y a 5 del Mercado de San Lorenzo uno de los más famosos de la ciudad.

Su precio es económico y las habitaciones son limpias. No es un hotel de lujo pero teniendo en cuenta que no vais a parar casi en él más que para dormir y ducharos, esta bastante bien. Justo enfrente hay un pequeño negocio por si necesitáis comprar bebidas, la comida es mejor comprarla en un supermercado porque este tipo de negocios no cuentan con mucha variedad.

El trato del personal es agradable, correcto, el único fallo que se le puede poner a este hotel es que por la noche puede ser un poco ruidoso por el tráfico, por lo demás todo ok.

11 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: