¡Augusta Emerita! Vacaciones Romanas.

De Norte a Sur, de Este a Oeste. Cada punto cardinal nos llama para descubrir cual preciados tesoros esconden nuestras tierras.

Durante siglos, se han perdido cientos de vidas, litros de sangre derramada por numerosos pueblos. Guerreros ansiosos por hacerse con el control y el poder del polvo que pisan nuestros pies.

Augusta Emerita la llamaron. Valientes Romanos eligieron este lugar para el retiro de sus tropas. Soldados sin miedo que enAcueducto de los Milagros las guerras cántabras perdieron sus miembros y que mutilados y heridos ya no servían para la batalla. Jubilación forzosa le llaman ahora. Ya quisieran nuestros jubilados que Benidorm se pareciera a esta antigua ciudad romana donde ex combatientes vivían rodeado de lujos y diversión para ocupar sus días después de una vida de servicio militar.

Dicen que esta provincia nacieron importantes conquistadores, grandes lugares nos descubre entre sus verdes parajes y uno de ellos, el más romano es esta Augusta Emerita que hoy conocemos como Mérida.

Llegar allí es asomarse al pasado, en dos días descubres que no todo estaba visto. Pues sus ruinas elegantes, bien cuidadas y encerradas entre calles no muy parecidas, te deleitan con el brillo del pasado, con la historia que encierran entre sus fuertes piedras, que estratégicamente colocadas aguantan el paso del tiempo, el fuerte viento y las tormentas.

Ajeno al paso del tiempo su acueducto de los milagros nos observa, sin proponérselo su inmenso tamaño te envuelve y te Teatro y Foroembelesa. Su voluptuosidad te llama a fotografiar cada palmo de su estructura desde cada esquina del parque que elegantemente reina y adorna con su figura.

El teatro romano con su restaurada fachada que en verano nos ofrece grandes operas maestras, el foro…solo pensar en la cantidad cristianos que murieron en la arena y las fieras que lucharon con garras y dientes para aferrarse a la vida. Una vida que aún habiendo superado aquella batalla, hoy su vida igualmente ha quedado en el pasado.

Un pasado encerrado entre los pocos kilómetros que envuelven tantas ruinas, tanta historia.

El templo de Diana, imponente construcción que gracias a un señor que alegremente quiso hacer de sus columnas parte de su casa señorial, ha llegado casi indemne hasta nuestros días.

Son tantos los rincones de nuestra pequeña Mérida, que descubriros todos seguramente sea pecado.

Dejare que viajéis a Mérida y que vuestros ojos os digan si miento y por supuesto, después me lo contéis.

¿Por dónde anduve?

Hotel Vettonia

Calderón de la Barca, 26, 06800 Mérida, España

Este alojamiento lo reservamos con desayuno incluido, lo que no sabíamos es que el desayuno sería en una cafetería que se encuentra bajando la calle, en la que hace un frío que pela, en verano eso es gracioso, en invierno no.

El hotel en sí, está bien, habitación limpia, tranquila, sin ruidos de la calle, el personal amable, pero sin mucha idea de informar al turista.

La calle está algo alejada del centro, pero si la economía no os permite nada mejor, el Hotel Vettonia os vale.

20141206_184016Puente romano

¿Epicúreo o Estoico? Tú eliges.

¿Epicúreo o Estoico? Tú eliges.

Anuncios

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s