Por caminos de Pedraza

Fueron las tierras castellanas las que está vez lograron evadirme de la rutina, lograron despojarme del estrés de la vida cotidiana, olvidar los “no puedo”, los “quizás”, los “me aburro”. Fue esta vez un pequeño pueblo con mucha historia el que logró sorprenderme de tal manera, que ahora solo pienso en volver. Ni más ni menos que en…