Restaurante Santita
Gastronomía

Restaurante Santita auténtico carbón mexicano en Madrid

Quédate con estas dos palabras «Restaurante Santita».  Y es que las grandes casualidades existen, como cuando estás en plena Gran vía de Madrid con el estómago rugiendo y ni a ti, ni a tu acompañante se os ha ocurrido la maravillosa idea de reservar mesa ¡OH, OH!

Restaurante Santita y su carbón

En pleno centro de Madrid, los restaurantes siempre suelen estar llenos. Ahora con limitaciones de aforo, la cosa se complica, pero eso a tu tripa le da exactamente igual, y te niegas a acabar comiendo un bocata de pie en cualquier antro para turistas. Y es aquí donde entra la casualidad, giras a la desesperada en la calle Virgen de los Peligros y en el número 10, te topas con una santa. En concreto con La Santita este maravilloso mexicano que pone todos sus platos a echar humo (literalmente).

Tu piensas ¿y si me equivoco? ¿y si me puede el hambre y la carta que al leerla me hace salivar, luego no es tanto como promete? – típicas dudas de un hambriento do you know-. Pero decides aventurarte sin mirar si quiera sus reseñas en Google (eso si que es vivir al límite).

La cazuelita de queso Milpa Alta

El restaurante Santita entra directo en la lista de mis restaurantes preferidos de la capital. Con esa decoración natural, elegante y sencilla inspirada en Tulum y en sus magníficas playas. Las medidas de higiene: correctas, distancia de seguridad, gel, mascarillas…Todo en su lugar y en su justa medida. Entonces te descargas la carta (código QR que está muy al día) y descubres sus platos a la brasa, a la parrilla y ahumados, que como ellos mismos dicen son el resultado de un homenaje a la cocina mexicana y «sobre todo a las mujeres que le dan vida».

En la cocina del restaurante Santita existe un ritual «Pedir permiso a los alimentos antes de cocinarlos» no sé si ese será su truco, su secreto o si simplemente será que tienen una mano especial para la cocina al carbón, pero desde luego sus tacos y burritos mexicanos están para repetir  y – ¡Que leches! – ¡Para chuparse los dedos!

He aquí tres platos que el paladar disfrutó, el estómago agradeció y la memoria no podrá olvidar:

  1. La cazuelita de queso Milpa Alta; Un estupendo plato apto para vegetarianos, compuesto por queso fundido con hongos, flor de calabaza y chile poblano, servido con tortillas de trigo. (Precio: 7,50 euros)
  2. Pollo Zarandeado: Tierna y jugosa pechuga de pollo al carbón, con adobo de chiles secos. Con un estupendo acompañamiento de piña asada, pimientos de padrón (unos pican y otros no) y, por supuesto, tortillas de trigo (Precio: 13,90 euros)

    Pollo Zarandeado Restaurante Santita
    Pollo Zarandeado
  3. Padrísimas tostadas de atún rojo: Sin lugar a duda ¡un gran acierto!. Atún marinado, pepino, jalapeño, mayonesa de chipotle, aguacate de Michoacán, todo ello sobre una tortilla de maíz crujiente. Aconsejable pedir más de uno si no quieres tener que volver a llamar al camarero. (Precio| 4,90 euros)

Por si la previsión tampoco es lo tuyo, aquí tienes su web donde puedes reservar mesa en el restaurante de la Calle la Virgen o en la Calle Fuencarral. Los dos magníficos restaurantes que tienen en la capital. O si lo prefieres cuentan con el servicio de Uber para devorar sus platos en la intimidad de tu hogar (o el hogar de tu vecino, amigo, primo…)

Padrísimas tostadas de atún rojo
Padrísimas tostadas de atún rojo

 

 

A %d blogueros les gusta esto: