Cefalú
Europa,  Italia

Sicilia en 5 días, descubre los mejores lugares de la isla

Italia cuenta con rincones maravillosos. Muchos de ellos nos dejan ojipláticos y con ganas de devorar el país. No solo por sus tremendos manjares, si no por su gran riqueza cultural e histórica y por esos paisajes de ensueño. Una de sus regiones más visitadas es Sicilia, la isla no deja de atraer visitantes de todo el mundo. Un viaje puede durar lo que nos plazca o lo que nos permita el bolsillo. Pero al menos necesitarás visitar Sicilia 5 días para poder conocer los lugares más bonitos de la isla.

Sicilia en 5 días: Las ciudades sicilianas que no debes perderte

Escucharás opiniones de todo tipo, porque Sicilia es una isla de contrastes. Puedes ir a una ciudad y pensar que es el lugar más caótico que has pisado en tu vida y luego trasladarte dos horas en coche y encontrar las vistas más bonitas que hayas visto jamás. Contraste es la palabra que más la define. Debes estar atento a cada detalle, incluso lo que menos nos pueda gustar de un destino es lo que le hace único.

Cuando organizas el viaje a Sicilia te das cuenta de la riqueza cultural e histórica que invade cada centímetro de la isla. Piensas que una semana será suficiente pero al marcar los puntos interesantes en tu mapa de Google te das cuenta de lo equivocadísimo que estabas. ¡Pues habrá que volver! Por si acaso no hubiera posibilidad de regreso, vamos a elegir las ciudad que sí o sí debes incluir en esta tu primera incursión en la isla mayor.

Catedral de Palermo en Sicilia

Palermo, orden en su desorden

La mejor forma de moverse por la isla es alquilando un coche. Sin embargo, si vas a conocer la ciudad de Palermo, debes tener en cuenta que su tráfico es realmente caótico. Si lo repito mucho es porque no hay otra forma mejor de definirlo. La ciudad nos recibe con su desorden habitual. Su rutina genera confusión ante los atónitos visitante que asombrados vemos como coches, motos y peatones se cruzan por doquier sin respetar norma alguna. Milagrosamente (o por algún tema de supervivencia) los accidentes no se suceden. Carreteras de dos carriles que se convierten en tres. Adelantamientos en línea continua, peatones que cruzan por cualquier lugar y coches que se detienen para que crucen. (Sí, ¡puedes cruzar por donde te de la gana!) Tienen sus propias normas, y les funcionan. Digamos que hay cierto orden en su desorden.

Estamos en la ciudad de contrastes, la música suena en manos de artistas callejeros que amenizan el paseo a los turistas. Estos fotografían el tercer teatro más grande de Europa y el primero de Italia, el Teatro Massimo Vittorio Emanuele II o la Catedral de Palermo. Incluida en el año 2015 como Patrimonio de la Humanidad junto a la Catedral de su pequeña ciudad vecina Cefalú y la de Monreale.

Algunos te dirán que no merece la pena incluir a Palermo en tu visita a Sicilia en 5 días. Te contarán que la basura se amontona en las calles y se acumula en las aceras y en los soportales de los edificios. Y ¡Es cierto! esto sucede, pero no por ello debes perderte la belleza de la Plaza Pretoriana y su monumental fuente Pretoriana. También aquí encontrarás el Palacio Pretorio sede del ayuntamiento Palermitano, la Iglesia de Santa Caterina y los palacios de Bonocore y Bordonaro.

Por supuesto, te aconsejo no abandonar la ciudad sin recorrer el mercado más típico de la isla de Sicilia, el Mercado del Capo. A lo largo de la Via Carini y la Via Sant`Agostino se agrupa todo el espíritu palermitano. Puestos de especias, pescado y ropa. Puestos donde conseguir un zumo de fruta fresca que exprimen al momento, llenando el ambiente de un embriagador perfume a Naranjas rojas sicilianas. Pero sobre todo encontrarás puestos de comida para llevar o tomar in situ, en alguna de esas mesas dispuestas- casi a modo de Tetris- entre los soportales de las calles circundantes al mercado. ¡no te lo gastes todo que el viaje acaba de empezar!

Valle de los Templos en Agrigento

Agrigento y el Valle de los Templos

Tras sobrevivir a la locura de la conducción por la autopista que une la capital Palermo con la tranquila Agrigento, te encuentras con un paisaje totalmente diferente. Dejamos atrás la ciudad para conocer un discreto municipio. Su ubicación no es fortuita ya que se encuentra sobre una colina provista de extensas plantaciones de olivares y almendros, así como viñedos.

Los registros históricos datan su aparición en el mapa hacia el año 580 a.c. por colonos de Creta y Rodas. Los griegos la apodaron Agrigento, Akragas en griego que era el nombre que tenía el río que discurría por la zona. La ciudad llegó a estar habitada por más de 300.000 personas. Para protegerla de las más que probables invasiones que se sucedían en aquellos tiempos, se construyó una muralla de doce kilómetros que contaba con nueve puertas.

De su pasado han llegado hasta nuestros días las ruinas que conocemos como el Valle de los Templos, uno de esos lugares que debes conocer en Sicilia en tu viaje de 5 días. Convertido en un Parque arqueológico de 1300 hectáreas que se pueden recorrer a pie o alquilando un patinete. Esto último no es mala idea si quieres verlo más rápido. En el Valle de los Templos podrás empaparte de la historia griega de la isla, y disfrutar del espectáculo visual que ofrece el Templo de la Concordia, considerado uno de los templos mejor conservados de la antigua Grecia. Así como el Templo de Juno, una Necrópolis Paleocristiana o los restos del Templo de Júpiter o Templo de Zeus Olímpico. Este último fue uno de los templos dóricos más grandes de la época.

Como la visita puede ser bastante agotadora dada su extensión, es recomendable reservar alojamiento en Agrigento para pasar allí la noche. A pesar de que la distancia al resto de las ciudades de interés no es mucha, agradeceréis poder echar una cabezada después de tanta ruina helenística- romana.

Antes de partir y dejar atrás la histórica Agrigento podéis acercaros a la famosa escalera de los Turcos en la localidad costera de Realmonte. El intenso color blanco de la piedra marga, su característica forma de escalera y la historia de piratas que allí se ocultaban, atraen a cualquiera. No obstante los curiosos solo podrán verlo desde lejos. Se encuentra cerrado el paso a visitantes, primero porque el año pasado sufrió un acto vandálico y segundo porque hay riesgo de desprendimientos.

Mercado tradicional de Ortigia en Siracura ciudad de Sicilia

Conoce Siracusa en tus 5 días por Sicilia

La historia de Siracusa comienza en la coqueta, moderna e igualmente pintoresca Isla de Ortigia allá por el 734 a.c. La que fue fundada por Corinto y alternó periodos de prosperidad y de guerras contra los cartagineses, es hoy un lugar adorable.

Todas las mañanas, de lunes a sábado, se montan los puestos en el mercado callejero de Ortigia. Ubicado junto a las ruinas del Templo de Apolo (Dios del Sol). Lo encontrarás tras pasar uno de los dos únicos puentes que unen la pequeña isla con Siracusa, el puente Umbertino y el puente Santa Lucía. El pequeño e histórico mercado ofrece souvenirs, ropa y por supuesto productos locales para agradar al paladar: Pistachos, quesos, zumo de frutas… Esta es una pequeña muestra de sus muchos encantos que estáis por descubrir.

Realmente no tiene pérdida, una vez pasados los puentes solo puedes bajar en dirección al mar. Hacia la punta donde se encuentra la antigua fortificación, el bastión protector de Siracusa: El Castello Maniace. Para llegar a él, debes hacerlo callejeando. Está prohibido el acceso a vehículos no autorizados luego caminar es prácticamente la única opción ¡y la mejor! (para que vamos a engañarnos) solo así es posible conocer la esencia de Ortigia.

No verás a nadie caminar con prisa, parece que el estrés se ha quedado al otro lado del puente. Aquí descansa imponente la Catedral barroca de Siracusa de principios del S.XVII construida sobre el Templo de Atenea, casi intacto pero totalmente absorbido por la estructura de la catedral. Otra muestra de la original arquitectura de Ortigia es la antigua iglesia de San Giovannello. No esperéis una iglesia al uso, puesto que ha sido remodelada dejando el techo al descubierto, pero queda demostrado que no lo necesita. Sus cuatro paredes aun sirven como lugar para rendir el culto y celebrar ceremonias religiosas.

El Parque Arqueológico de Neapolis en Siracusa

Tras disfrutar de una agradable visita a la isla de Ortigia, cogemos el coche para visitar uno de los mayores atractivos de Siracusa El Parque arqueológico de Neapolis que por supuesto debes añadir en tu viaje de 5 días por Sicilia. El yacimiento arqueológico Neapolis, fue un barrio de la ciudad griega de Siracusa fundada a finales del S.III. Por lo que se ve Hierón II, del que se dice que era un tirano, quiso demostrar su poder construyendo un gran teatro griego ¡coche grande, ande o no ande!) En este mismo área se encuentra el anfiteatro romano y el Altar de Hierón lugar de sacrificios del que tan solo queda el altar.

Al otro lado del parque el paisaje es encantador. Esta zona verde y repleta de senderos es conocida como la Latomía del Paradiso. Se trata de una antigua cantera de piedra caliza donde verás lugares únicos como la Grotta del Ninfeo de donde brota una cascada cuya agua llega por un antiguo acueducto. También aquí se encuentra la Oreja de Dionisio, apodada así por el pintor Caravaggio. Es una enorme piedra con una acústica muy especial que algunos asemejan a un audífono. Cuenta la leyenda (puede que inventada por el pintor) que aquí encerraban a los prisioneros para escuchar mejor sus lamentos. Pero leyendas cruentas a parte, el lugar es espectacular.

Sicilia en 5 días, Isola Bella en Taormina

Taormina, o como enamorarse de un paisaje

Los alojamientos en Taormina pueden tener unos precios algo elevados. Una opción más económica es hacerlo en la vecina localidad costera Giardini Naxos. Una carretera algo empinada con vistas de infarto es lo único que la separa de uno de los paisajes más bellos de Sicilia.

Si tuviera que elegir un lugar de la isla, seguramente sería el mirador del Belvedere de Via Pirandello, Desde luego es imprescindible conocerlo si estás en Sicilia 5 días. Es fácil llegar y muy difícil dejar sus vistas atrás. Si vas a estar tan solo unos minutos puedes aparcar el coche justo en el mirador, pero el Teatro de Taormina está a solo diez minutos andando y el parking más cercano a uno del mirador, luego apárcalo y olvídate de él hasta conocer la hermosa Taormina de arriba a abajo.

Desde aquí arriba se puede admirar la belleza de Isola Bella, la diminuta isla que es monumento de interés histórico artístico desde 1984. Separada de la playa por un pequeño camino de piedras que desaparece cuando baja la marea. La playa estará abarrotada, así que puedes visitar el encantador jardín de Isola Bella y después, mojarte los pies y tomarte un Spritze en alguno de sus chiringuitos. Se puede llegar andando desde el mirador o con el funicular.

Os estoy contando la visita al revés puesto que lo ideal sería visitar primero el Teatro de Taormina. Y tras enamorarse de las vistas espectaculares del volcán Etna y la Bahía de Naxos que se ven desde lo alto de la colina en la que se sitúa. Después de pasearte por las pintorescas calles del casco histórico de Taormina, comerte un helado de pistachos del valle del Etna, conocer la catedral medieval y pasear por el jardín histórico Trevelyan ahora sí, es el momento de coger el funicular y bajar a Isola Bella. ¡Que por cierto! la propietaria era Lady Florence Trevelyan la misma jardinera inglesa por la cual se construyo el gran Jardín de Taormina de más de veintidós mil metros cuadrados.

Cefalú

Cefalú, pequeña y encantadora

Llegados a este punto piensas que nada te puede sorprender más ¡ay amigo! ¡que equivocado estás!. Una vez que decides viajar a Italia debes saber, casi a ciencia cierta, que sus ciudades te van a dejar con la boca abierta. El síndrome de Stendhal surgió por el asombro de este señor al ver la Basílica de la Santa Cruz en la ciudad de Florencia pero le hubiera pasado lo mismo al apearse en la discreta playa de Cefalú y admirar la belleza de sus atardeceres.

Me arriesgo a decir que el pequeño pueblo de Cefalú, situado al norte de Sicilia y a poco más de una hora de la capital Palermo, es uno de los lugares con más encanto de esta isla italiana. Sin lugar a duda deberás incluirlo en tu viaje de 5 días por Sicilia. Desde la zona de Puerto Viejo, las vistas son de postal. Paseando por el pequeño muelle la playa de Cefalú se muestra presumida ante los espectadores que asombrados fotografían su imagen una y otra vez. El blanco desgastado de sus fachadas que terminan en la propia arena de la playa, el color turquesa de un apacible mar Tirreno que invita a un chapuzón, todo es mágico en este rincón de la isla.

Coqueta y discreta, la pequeña localidad de Cefalú descansa a la sombra de la Rocca, un enorme promontorio rocoso que da nombre al pueblo. Los antiguos griegos la veían como una enorme cabeza, de céfalo viene Cefalú. Puedo asegurar que merecerá la pena disfrutar de un paseo agradable por sus entramadas calles. Disfrutar de una tarde de tiendas de souvenirs y algún negocio tradicional como aquel que convierte las redes de pesca en originales lámparas artesanales. Allí mismo, en plena calle, entre turistas curiosos y locales en motociclos.

La plaza del Duomo repleta de terrazas, invita a tomar el típico aperitivo italiano: Embutidos, quesos y frutas acompañado de un buen vino del Etna, la tradición vitivinícola de esta zona bien se nota en sus líquidos. Mientras alimentas tu estómago, también lo harás a la vista, pues delante tienes la preciosa Catedral de Cefalú de estilo normando. Declarada Patrimonio de la Humanidad junto con la Catedral de Palermo y la de Monreale y casi a pegada a su espalda, como no podría ser de otro modo, la Rocca, siempre presente. Este puede ser un lugar ideal para dar por finalizada tu visita a la isla de Sicilia en 5 días.