Parque Natural de Cabañeros en Ciudad Real y Toledo
España,  Europa

Qué ver en el Parque Nacional de Cabañeros

España cuenta con un extraordinario patrimonio natural que abarca todo tipo de paisajes: Montañosos o desérticos, boscosos o rocosos, lo que buscas lo puedes encontrar sin salir de las fronteras. El turismo es para todos. Tanto para los que aman el bullicio de la ciudad como los que buscan desesperadamente alejarse del mundanal ruido y encontrar la paz absoluta en medio de la naturaleza. Y eso ¡también es posible! Contamos con dieciséis Parques Naturales repartidos por todo el territorio nacional. Uno de ellos se encuentra entre las provincias de Ciudad Real y Toledo, estoy hablando del Parque Nacional de Cabañeros. Donde el hombre desaparece y deja paso a la naturaleza.

Red de Parques Nacionales Naturales

Antes de centrarnos en el Parque Nacional de Cabañeros, hacemos una pequeña parada para explicar qué es un parque Nacional. España presume de ser el país que creo la primera ley de Parques Nacionales, aprobada en el año 1916. Desde entonces la Red de Parques Nacionales no ha parado de crecer. Hoy en día son dieciséis los Parques protegidos bajo esta Red cuyo objetivo es asegura su conservación, el intercambio de conocimientos y posibilitar su uso público (entre otros muchos).

Los Parque Naturales son espacios de alto valor natural y cultural por su flora, su fauna o las formaciones geomorfológicas del lugar. Destacan por ser espacios naturales que han sido (poco o nada) modificadas por la acción del hombre y qué esperamos, así sea para siempre.

¿Qué ver y hacer en el Parque Nacional de Cabañeros?

El Parque Nacional de Cabañeros se plantea como un destino natural inolvidable y singular en la provincias de Ciudad Real y Toledo. Os vais a encontrar con el que es el refugio de numerosas especies en peligro de extinción. Os sentiréis seducidos por el vuelo de grandes aves rapaces como el Águila imperial, el Buitre negro o las cigüeñas negras. El parque es hogar de ¡casi 200 especies de aves! y grandes mamíferos como ciervos, corzos o jabalíes. Descubriréis el embriagador olor del bosque mediterráneo cubierto por viejos encinares, alcornocales y jaras, tomillos o romeros. Un paisaje vegetal salpicado por arroyos y riachuelos que fluyen entre sus más de cuarenta mil hectáreas de terreno protegido.

Esta joya natural ubicada en los Montes de Toledo, cuyo nombre proviene de las antiguas chozas que utilizaban los pastores y carboneros como refugios temporales, es un lugar ideal para una escapada romántica. Rodeados de naturaleza y alejados del mundanal ruido, sin ninguna preocupación y con un solo objetivo: disfrutar.

A tan solo 10 kilómetros del Parque Natural de Cabañeros se encuentra el hotel rural El refugio de cristal. Aquí podréis conectar con la naturaleza y desconectar del resto del mundo. Sostenibilidad y una firme convicción hacia el respeto a la naturaleza son dos de los pilares básicos de este pequeño hotel de 6 habitaciones perdido en las montañas. ¡Ah! y es pet friendly! admiten una mascota por habitación. Algunas de las actividades que se pueden realizar en el Parque Nacional de Cabañeros están incluidas con la estancia en este coqueto hotel rural como la visita a la tradicional Quesería Sierra de hontanar, donde podréis disfrutar de un estupendo queso de cabra artesanal.

Rutas de senderismo por el Parque Nacional de Cabañeros

Sin duda alguna una de las mejores maneras de conocer los singulares paisajes de este Parque Natural es hacerlo a través de sus senderos rodeándote de la naturaleza en estado puro. Existen varias rutas diseñadas para todo tipo de viajeros que permiten explorar la belleza del lugar a pie, en 4×4, en bicicleta e incluso rutas a caballo por la rivera del río Bullaque.

Rutas a pie por el Parque de Cabañeros

En el Parque Nacional de Cabañeros están más que preparados para recibir a los visitantes que quieran emprender el camino. Las rutas permiten descubrir los tesoros de un entorno único a través de los senderos que pueden recorrerse a pie por libre o con un guía especializado (previa reserva). Este os explicará con todo lujo de detalles los encantos del Parque Natural de Cabañeros. Hay senderos de poca dificultad como el Sendero del Boquerón de Estena de tres horas y media de duración, otros de dificultad media como el Sendero de la Plaza del Moro, o el Sendero más complicado que os llevará a 1448 metros de altitud para conocer la punta más alta de los Montes de Toledo, el Rocigalgo.

Astroturismo en Cabañeros

Otro de los grandes atractivos de este destino es su cielo. Gracias a su ubicación privilegiada, alejado de la contaminación lumínica de las grandes ciudades, el Parque Natural nos regala un cielo único para disfrutar de su inmensidad. Tal es así, que Cabañeros cuenta con su propio centro astronómico- planetario Las 7 Cabrillas donde podréis conocer en profundidad los secretos del universo: Iniciación a la astrología e interpretación del cielo nocturno, senderismo nocturno o semi-nocturno, observación del cielo con telescopio, rutas temáticas de astronomía y naturaleza, avistamiento de grullas y estrellas, son algunas de las muchas actividades inolvidables de las que podéis disfrutar en el Parque Natural de Cabañeros.

Visitas enológicas

Si existe alguien que conciba un viaje sin degustar la gastronomía del lugar, no ha viajado bien. Por supuesto, una de las mejores cosas que hacer en Cabañeros es disfrutar de sus caldos, conociendo previamente donde y como se elaboran a través de una visita guiada a sus bodegas. Las visitas ecoturísticas a la Bodega Pago de Vicario a 600 metros de altitud y a los pies de los Montes de Toledo o a las Bodegas Dehesa del Carrizal, ambos con su propia denominación de origen, os permitirán conocer de primera mano los viñedos, sus bodegas y finalmente, disfrutar con una estupenda cata en una de las principales zonas vitivinícolas de España.

Turismo ornitológico

Os encontráis en un enclave único, refugio de numerosas especies de aves protegidas que habitan en libertad entre árboles y matorrales que les dan protección y seguridad. Desde mediados de octubre hasta primeros de marzo, el Parque Nacional de Cabañeros se convierte en el hogar de miles de grullas que eligen este paraje para hibernar. Aves como el buitre leonado o el águila imperial son lugareños que podréis avistar en una ruta ornitológica. También otras especies esteparias como la avutarda o el aguilucho pálido. Por libre o bajo la supervisión de un guía especializado, el avistamiento de aves será una de las mejores actividades que realizar en una de las reservas naturales más especiales del paisaje manchego.

La mejor manera de disfrutar de la Naturaleza es mezclarse con ella. En el Parque Natural de Cabañeros no os faltarán las ganas ni los motivos. Descansar y disfrutar será tan fácil que lo único que os preguntaréis al volver a casa será «¿Cuándo volvemos?»

Avistamiento de lince ibérico y aves en el Campo de Montiel