El Parque Sempione de Milán
Italia

El Parque Sempione es historia de Milán

Entre 1890 y 1893 aparece en el mapa milanés un gran pulmón verde que daría un aire fresco a la actualmente conocida como ciudad de la moda. El Parque Sempione nace como respuesta a la negativa de los ciudadanos de llenar su ciudad de grandes edificaciones. Ellos querían y necesitaban un lugar de recreo, un rincón de esparcimiento donde relajarse rodeados de naturaleza. ¡Y lo consiguieron! tal es así que hoy el Parque Sempione sigue siendo uno de los rincones verdes más importantes de Milán.

Cien años de pulmón verde

Cuando el arquitecto Emilio Alemagna diseñó el Parque Sempione, lo hizo inspirado en la elegancia de los jardines ingleses del S.XIV. Ese estilo romántico se extendía por Europa como la pólvora. El proyecto se desarrollaría en la que había sido hasta entonces una plaza militar del Castillo Sforzesco. Y allí entre el Castillo y el Arco de la Paz se llevo a cabo la creación del Parque Sempione: Cuarenta y siete hectáreas de grandes extensiones de hierba cortada cuidadosamente, árboles que dan sombra a los transeúntes en los cálidos días de verano y un lago artificial que es hogar de decenas de patos de diversas especies.

El Parque Sempione es el lugar donde los milaneses de todas las edades disfrutan del tiempo libre: Paseos en familia, el juego de los niños, ciclistas y perros que corretean. Son el día a día de este espacio natural que se encuentra a tan solo diez minutos en metro del centro de Milán, y que perdura desde hace más de cien años ¡se dice pronto!

El Parque Sempione de Milán

¿Qué ver en el Parque Sempione?

Muchos visitantes que llegan a Milán atraídos por considerarla una de las mejores ciudades de Europa para urbanitas, pasan por el Parque Sempione sin saber que se encuentran paseando en una de las zonas con más historia de la ciudad. El Parque Sempione alberga cuatro edificaciones que cuentan la historia de la capital de Lombardía desde la época de Napoleón.

El Palacio de La Trienal

En el Palacio del arte se encuentra el museo de arte y diseño de la ciudad de Milán, La Trienal. Diseñado por el arquitecto Giovanni Muzio, se construyó en 1933 como sede para la Feria Internacional de las Artes decorativas convirtiéndose en la sede de La Trienal de Milán. Ya en 1923 la institución de arte La Trienal tenía como objetivo dar a conocer las diversidades del arte en todas sus formas. En este mismo año se celebra en la ciudad de Monza la primera Exposición Internacional de Artes decorativas, que se repetiría en el mismo lugar cada dos años. Con el paso de los años la Exposición de Monza se traslada a Milán y allí se convierte en una institución independiente. Así nace La Trienal de Milán un espacio que da cabida a eventos, espectáculos y exposiciones con el objetivo de acercar el arte a todo el mundo.

La Arena Cívica

La Arena Cívica Gianni Brera son unas instalaciones deportivas de uso municipal cuya importancia se debe a los más de doscientos años que lleva a sus espaldas. El mismísimo Napoleón fue testigo de su inauguración en el año 1806.

El arquitecto italiano Luigi Canonice convirtió lo que eran unas básicas gradas de madera en un anfiteatro ovalado con gradas de piedra donde se llevarían a cabo todo tipo de eventos y festividades. Durante varios años el anfiteatro fue mejorando su imagen: Primero se le añadieron unas columnas pertenecientes a una antigua iglesia, y como colofón final Luigi añade la «Puerta triunfal». En 1827 se da por completado el que se conocía entonces como Foro Bonaparte.

El Arco de la Paz

El objetivo inicial del Arco de la Paz de Milán era honrar las victorias que había conseguido Napoleón en las batallas hasta el año 1807, sin embargo su derrota en la Batalla de Waterloo paralizó las obras y el arco se quedó a medio construir. En 1826 el emperador Francisco I de Austria tomó la decisión de terminar la edificación del Arco pero esta vez como homenaje a la paz firmada entre las principales potencias europeas durante el Congreso de Viena celebrado tras la derrota de Napoleón Bonaparte.

Acuario Cívico

La sede del acuario y estación hidrobiológica de Milán se encuentra en el único edificio que se mantuvo en pie tras la Exposición Internacional llevada a cabo en la ciudad en 1906. Presumiendo así de ser uno de los acuarios más antiguos del mundo y el segundo de Italia.

En sus tanques de agua dulce y salada viven más de cien especies de organismos acuáticos, vigilados 24h al día y 365 días al año por expertos veterinarios que velan por el bienestar de sus animales.

Tour en bicicleta por el Milán desconocido