Teatro romano de Mérida en Extremadura província de España
España

Qué ver en Mérida ¡Vacaciones al puro estilo Romano!

Viajar y disfrutar no lo hemos inventado en el S.XXI ¡ni mucho menos! hace muchos siglos, los Romanos gozaban de unas merecidas vacaciones en el oeste Español. El Benidorm de los romanos era nuestra Mérida. «Augusta Emerita» se llamaba entonces, y era uno de los destinos más Top de la época. Qué ver en Mérida, capital de Extremadura, es uno de los secretos mejor guardados de Badajoz.  Y yo, te lo voy a desvelar ¡Oh yes!

Mérida el destino vacacional ¡ideal!

O al menos eso es lo que pensaron los Romanos. Tras combatir en las Guerras Cántabras y sufrir alguna que otra lesión irreversible, los soldados se merecían un buen retiro. Y qué mejor lugar para hacerlo que este enclave rodeado de naturaleza y bañado por el río Guadiana.

Teatro romano de Mérida en Extremadura província de España

No les faltaba lujo y diversión. Dejaban el servicio militar para gozar de una merecida jubilación en Mérida. Disfrutaban con las recreaciones de batallas en el Anfiteatro y de carreras de cuádrigas en el Circo Romano, entre otros entretenimientos varios.

Afortunadamente dejaron huella de todo ello y diversos puntos de interés histórico por toda la ciudad como los restos de muralla del yacimiento arqueológico de la morería . Así podemos asomarnos al pasado y hurgar en la historia a través de las muchas edificaciones que tan bien han sobrevivido al paso del tiempo, en esta maravillosa ciudad.

¿Qué ver en Mérida en dos días?

El centro histórico de Mérida no es demasiado grande, pero tiene tantos lugares interesantes que probablemente un día se te queda corto. Lo mejor es tomarse un fin de semana para conocerla y visitar sin prisa su legado histórico- cultural ¡que no es poco!

Si no tienes mucho tiempo, lo primero que deberías visitar es el complejo que incluye el Teatro y el Anfiteatro Romano que datan de los siglos XVI y XV a.c. El teatro se mantuvo enterrado durante muchos siglos, los emeritenses lo tenían justo delante pero solo veían un pequeño graderío conocido popularmente como «las 7 sillas». No fue hasta 1910 cuando la curiosidad les llevo a desenterrar uno de los secretos mejores guardados de todo el territorio nacional.

En este sorprendente hallazgo, también se encuentra el Anfiteatro. En su arena se celebraban numerosos espectáculos donde gladiadores y animales salvajes y fieros, se enfrentaban en arduas batallas para lograr sobrevivir.

Otro de los grandes entretenimientos de la época era acudir al Circo romano a disfrutar de las carreras de cuadrigas. El de Mérida podía albergar la friolera cifra de ¡treinta mil espectadores!

Desde luego el aburrimiento no era uno de sus problemas, aunque afortunadamente algunas tradiciones no han llegado a nuestro siglo (Amén)

Pero la ciudad no dejará de sorprenderte. Paseando por sus calles descubres valiosos tesoros qué ver en Mérida como el Templo de Diana. Eso debió pensar el Conde de Corbos cuando construyó su palacio renacentista en la sala interior del Templo ¡y se quedó tan pancho! Puede que tengamos que agradecérselo, si no fuera por su «chalecito» los restos del templo no hubieran llegado hasta nuestros días en tan buen estado de conservación.

Lo que fue en su día el principal lugar de encuentros de los habitantes de Augusta Emerita, en realidad no estaba dedicado a la diosa Diana, diosa de la caza y protectora de la naturaleza. Si no que servia como culto imperial, a la divinización del senado y del emperador.

El Templo de Diana, es el único edificio religioso de origen romano que se mantiene en buen estado de conservación en la ciudad.

Acueducto de los Milagros, de la ciudad de Mérida capital de Extremadura

 

Si una cosa puedo asegurar, es que cuando veas el Acueducto de los Milagros vas a alucinar. Los emeritenses de la época  tenían acceso al agua que llegaba a la ciudad a través de este imponente Acueducto construido en granito y ladrillo que hacía llegar el agua desde el embalse de proserpina hasta el centro de la ciudad. 

Casa de Mitreo-Columbarios

No es que «Mitreo» fuera el dueño de la casa, pero estaba construida cerca del templo dedicado al dios Mitra (dios del sol) y le pusieron su nombre, así de fácil. Se encuentra fuera del recinto amurallado de Augusta Emerita y tiene unos veinte siglos de antigüedad, ¡y ahí sigue! es un claro ejemplo de como eran las casas señoriales en la época de la Mérida romana.

Uno de sus mayores atractivos es un mosaico cosmológico que interpreta la concepción del mundo y las fuerzas de la naturaleza que lo gobiernan (muy poético todo).

En este mismo reciento encontramos el Área funeraria de los Columbarios con varios mausoleos que albergan los restos incinerados de dos familiar romanas, lo que da nombre a este recinto como «los Columbarios»

Historia cristiana de Mérida- La Basílica de Santa Eulalia

La ciudad de Mérida ha pasado de mano en mano, todos la querían seguramente por su ubicación estratégica, aunque también porque es muy bonita (eso lo digo yo). Ha sufrido grandes cambios hasta llegar a nuestros días. De romanos a musulmanes, de musulmanes a cristianos, y de todo ello han llegado a nosotros grandes joyas qué ver y disfrutar en Mérida como la Basílica de Santa Eulalia.

Con la aparición de Augusta Emérita, en los terrenos ocupados hoy en día por la Basílica se construyeron casas romanas y siglos más tarde se usaron como necrópolis cristiana.

Dedicada a la santa Eulalía, perseguida y martirizada por los romanos, convertida en actual alcaldesa perpetua de Mérida y patrona de la ciudad.

Con la conquista de Mérida por parte de los musulmanes, la Basílica es abandonada a su suerte, hasta la reconquista por parte de los cristianos. En el siglo XII se construyó la actual basílica. En 1990 se encontraron en su cripta restos romanos y visigodos, que puedes observar en primera persona ya que se encuentra abierta al público.

Restos musulmanes qué ver en Mérida- La Alcazaba

El Alcazaba no es romano, si no musulmán. Se construyó en el año 835 para proteger a la minoría árabe frente a las revueltas en contra de la conquista de Córdoba. Esta fortificación rodeada de un gran foso, protegía a gobernantes y súbditos musulmanes de los posibles ataques que pudieran surgir.

Desde los casi tres metros de altura que mide su muralla, podían ver a los enemigo acercarse a la ciudad al otro lado del río. En su interior aun conserva un aljibe con decoraciones romanas y visigodas que puede ser visitado a través de dos escaleras para subir y bajar. El aljibe se nutre del agua del Guadiana a través de unas filtraciones. 

En el mismo recinto de la Alcazaba se han encontrado restos de casas y el tramo de una calle de origen romano, además de otras muestras del origen árabe y visigodo de la ciudad. La muralla de la Alcazaba está en muy buen estado, tal es así, que es posible subir a uno de sus muros y disfrutar de unas estupendas vistas del Puente romano.

Esta era la única entrada a Mérida, y con una longitud de 800 metros, uno de los más largos de la antigüedad.

Si las Guerras cántabras llevaron a los romanos a Mérida, por una regla de tres, puede que Mérida te lleve a ti a conocer Cantabria

Y ahora ya sabes, ¡sigamos viajando!

Puente romano de la ciudad de Mérida en España

Booking.com

 

A %d blogueros les gusta esto: