qué ver y hacer en Tailandia
Otros destinos

¿Qué ver y hacer en Tailandia? 6 razones para amarla

Solo con decir su nombre llega a tu mente la imagen de una isla paradisíaca, ¿verdad? Tailandia ha sido durante muchos años un destino inalcanzable para muchos. Sin embargo, en los últimos años, el país ha mejorado sus comunicaciones experimentando un gran desarrollo turístico, convirtiéndose en uno de los 10 países más visitados del mundo. Pero, ¿qué le hace tan especial? ¿Será por su gastronomía? ¿Sus paisajes? O ¿es por su cultura tan cercana a la cultura hindú y china lo que tanto nos atrae? 

En el año 2023 fueron más de 27 millones de turistas los que cayeron hechizados. No es de extrañar, dado los innumerables atractivos y planes que ver y hacer en Tailandia. No obstante, aquí somos de abrir el apetito viajero, así que os dejamos 6 razones para amar Tailandia.

De norte a sur, ¿qué ver y hacer en Tailandia?

El antiguo reino de Siam, situado en el Sudeste asiático, tiene tantos encantos que elegir cuáles visitar no es tarea fácil. Por eso, a la hora de planificar un viaje a Tailandia, es importante tener en cuenta esos lugares imprescindibles que todo destino posee, es como ir a Nueva York y no visitar Times Square o ir a Madrid y pasar de largo el Parque del Retiro. No solo se trata de decidir qué ciudad conocer, sino lo que ver en cada una de ellas.

Mapa en mano, el país se divide en cinco regiones: Norte, Nordeste, Este, Central y Sur. Su cultura y gastronomía se inspiran en sus vecinos, pero su historia lo convierte en un destino único. Cubierto por paisajes encantadores, playas paradisíacas y rincones casi inexplorados, atrae a todo tipo de viajeros. Desde aquellos que buscan relajarse con pescado frito junto al mar cristalino, hasta los aventureros que desean explorar selvas tropicales y encontrarse con elefantes salvajes.

Chiang Mai

La región norte de Tailandia nos regala un paisaje salpicado de montañas, valles y campos de arroz. Chiang Mai, también conocida como la Rosa del Norte, es la segunda ciudad más poblada del país y cuenta con más de 300 antiguos templos repartidos por toda la ciudad. 

Las antiguas reliquias se entremezclan con modernas tiendas y hoteles. Sus templos más importantes son: Wat Phra Singh, Wat Suan Dok y su buda de bronce de 500 años y Wat Chiang Man. Este último, además de haber sido la residencia del rey Meng Rai, fundador de la ciudad, es el más antiguo.

Chiang Rai

Chiang Rai es la ciudad más al norte de Tailandia. Las fronteras de Tailandia, Myanmar y Laos forman lo que se conoce como el Triángulo de Oro. Un gran triángulo de tres colores marca el lugar exacto. También aquí el río Mekong se une con el río Ruak, conocido por los locales como «Sop Ruak». 

Un buen plan es realizar un crucero por el río Mekong y disfrutar del paisaje que nos regala el tercer río más largo de Asia y el octavo del mundo. Nacido en el Tíbet, atraviesa seis países (China, Vietnam, Laos, Myanmar, Camboya y Tailandia) antes de desembocar en el Mar de China.

Bangkok

En el corazón del país se encuentra la capital, Bangkok, una ciudad ecléctica y urbana que es el destino más visitado de Tailandia. Esta ciudad de contrastes combina modernidad y tradición. Una visita al Gran Palacio Wat Phra Kaew se considera casi obligatoria, donde se encuentra una de las figuras más veneradas: el Buda sentado conocido como el «Gran Buda Esmeralda».

En Bangkok, también encontrarás el Buda reclinado en el templo Wat Pho, el más grande de toda la ciudad (el más alto está en la vecina Ayutthaya) y representa la muerte de Buda. Puedes explorar los casi quince mil puestos del mercado más grande de Tailandia, el mercado de Chatuchak, o disfrutar de una vista panorámica de la ciudad desde el Templo del Monte Dorado, ubicado en lo alto de una colina. En Bangkok, cada lugar se vuelve imprescindible.

Ayutthaya

A poco más de una hora de Bangkok se encuentra Ayutthaya, la antigua capital del desaparecido reino de Siam. La zona arqueológica de la ciudad se extiende por más de 15 kilómetros y está repleta de antiguos templos en ruinas tras la invasión y saqueo de los birmanos en 1767. En 1991, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Región de Isan

El noreste de Tailandia se conoce como la región de Isan. Es la menos turística y la más pobre del país, pero no por ello vamos a dejarla fuera de la lista. A pesar de no ser lo más típico que ver y hacer en Tailandia, la región de Isan es ideal para los viajeros más aventureros y quizás sea de las cosas más originales que hacer en Tailandia. Imagina esto: extensos terrenos cubiertos de exuberantes arrozales, visitar antiguos templos como el de Wat Phra Phanom, hacer una excursión a través de la jungla en el primer parque nacional Khao Yai o dar un paseo y comprar artesanía local en el mercado nocturno de Chiang Khan… Suena bien, ¿verdad?

Tarjeta eSIM Civitatis Tailandia

Phuket

Son pocas las personas que no reconocen la imagen de la playa de Phuket cuando la ven. Un promontorio rocoso se eleva sobre el mar en calma, una barca y arena fina. La isla más grande de Tailandia es también uno de los destinos turísticos más importantes del país. 

Tiene principalmente dos estaciones, la estación seca (de noviembre a abril) y la estación de lluvias (de mayo a octubre). Durante la estación seca, también conocida como la temporada alta, suele haber menos lluvias y temperaturas más frescas. Mientras que durante la estación de lluvias, se pueden experimentar lluvias más intensas y un clima más húmedo. Ambas son perfectas para disfrutarla, aunque la mejor época es de noviembre a abril. Además de las maravillosas playas y de su ocio nocturno, en Phuket puedes visitar el símbolo de la isla, la estatua de Buda tallada en mármol de 45 metros de alto o el templo Wat Chalong. Hacer una excursión para conocer las islas Phi Phi y deleitar a tu paladar en el mercado de los alimentos abierto las 24 horas del día.

Esto no es todo lo que ver y hacer en Tailandia. Tiene mucho, ¡muchísimo más! Podríamos considerarlo un pequeño (gran) tentempié de un país cuya riqueza natural, gastronómica y cultural es prácticamente inabarcable